domingo, 4 de junio de 2017

Himno Nacional de Colombia



Letra del Himno Nacional de Colombia

(Letra de Rafael Núñez y música de Oreste Síndici)


¡Oh, gloria inmarcesible!
¡Oh jubilo inmortal!
En surcos de dolores el bien germina ya,
el bien germina ya;

¡Oh, gloria inmarcesible!
¡Oh jubilo inmortal!
En surcos de dolores
el bien germina ya.

Cesó la horrible noche
la libertad sublime derrama las auroras
De su invencible luz.
La humanidad entera que entre cadenas gime,
Comprende las palabras del que murió en la cruz.

¡Oh, gloria inmarcesible!
¡Oh jubilo inmortal!
En surcos de dolores el bien germina ya,
el bien germina ya;

¡Oh, gloria inmarcesible!
¡Oh jubilo inmortal!
En surcos de dolores
el bien germina ya.

Bolívar cruza el Ande
que riega dos océanos;
espadas cual centellas fulguran en Junín.
Centauros indomables descienden a los Llanos,
y empieza a presentirse de la epopeya el fin.

¡Oh, gloria inmarcesible!
¡Oh jubilo inmortal!
En surcos de dolores el bien germina ya,
el bien germina ya;

¡Oh, gloria inmarcesible!
¡Oh jubilo inmortal!
En surcos de dolores
el bien germina ya.

Himno Nacional de Colombia acordes

--------------------------------------------------------------
Letra completa del Himno Nacional de Colombia
--------------------------------------------------------------
¡Oh gloria inmarcesible! 
¡Oh júbilo inmortal! 
¡En surcos de dolores 
el bien germina ya! 

¡Cesó la horrible noche! La libertad sublime
derrama las auroras de su invencible luz.
La humanidad entera, que entre cadenas gime,
comprende las palabras del que murió en la cruz.

"¡Independencia!" grita el mundo americano;
se baña en sangre de héroes la tierra de Colón.
Pero este gran principio: "El rey no es soberano",
resuena, y los que sufren bendicen su pasión.

Del Orinoco el cauce se colma de despojos;
de sangre y llanto un río se mira allí correr.
En Bárbula no saben las almas ni los ojos,
si admiración o espanto sentir o padecer.

A orillas del Caribe hambriento un pueblo lucha,
horrores prefiriendo a pérfida salud.
¡Oh, sí! De Cartagena la abnegación es mucha,
y escombros de la muerte desprecia su virtud.

De Boyacá en los campos el genio de la gloria
con cada espiga un héroe invicto coronó.
Soldados sin coraza ganaron la victoria;
su varonil aliento de escudo les sirvió.

Bolívar cruza el Ande que riega dos océanos;
espadas cual centellas fulguran en Junín.
Centauros indomables descienden a los Llanos,
y empieza a presentirse de la epopeya el fin.

La trompa victoriosa en Ayacucho truena;
y en cada triunfo crece su formidable son.
En su expansivo empuje la libertad se estrena,
del cielo americano formando un pabellón.

La Virgen sus cabellos arranca en agonía
y de su amor viuda los cuelga del ciprés.
Lamenta su esperanza que cubre losa fría,
pero glorioso orgullo circunda su alba tez.

La patria así se forma, termópilas brotando;
constelación de cíclopes su noche iluminó.
La flor estremecida, mortal el viento hallando,
debajo los laureles seguridad buscó.

Mas no es completa gloria vencer en la batalla,
que al brazo que combate lo anima la verdad.
La independencia sola al gran clamor no acalla;
si el sol alumbra a todos, justicia es libertad.

Del hombre los derechos Nariño predicando,
el alma de la lucha profético enseñó.
Ricaurte en San Mateo en átomos volando,
"Deber antes que vida", con llamas escribió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Música de la semana